Fusión nuclear: ¡No te creas la noticia!

Por Brian Tokar
Fuente: Publicado originalmente por Z. Traducido por A Planeta

 

Se trata de un intento más de quienes creen que sólo un planteamiento a gran escala y de tecnología intensiva puede ser una alternativa viable a nuestra actual infraestructura energética dependiente de los combustibles fósiles.

En un espectacular avance científico y técnico, los investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de la Bahía de San Francisco lograron hace poco el ansiado objetivo de generar una reacción de fusión nuclear que produjera más energía de la que se inyectaba directamente en una pequeña vasija del reactor. Al día siguiente, expertos de todo el espectro político anunciaban este avance como el presagio de una nueva era en la producción de energía, sugiriendo que un futuro de energía de fusión ilimitada y de bajo impacto estaba quizá a unas décadas de distancia. Sin embargo, en realidad, la fusión nuclear comercialmente viable sólo está infinitesimalmente más cerca de lo que estaba en los años 80, cuando se logró por primera vez una reacción de fusión contenida, es decir, que no se produjera en el sol ni en una bomba.

Aunque la mayoría de los escritores honestos han reconocido al menos los obstáculos a la fusión a escala comercial, normalmente siguen subestimándolos, tanto hoy como en la década de 1980. Se nos dice que una reacción de fusión tendría que ocurrir «muchas veces por segundo» para producir cantidades utilizables de energía. Pero la explosión de energía del reactor de fusión del LLNL sólo duró una décima de nanosegundo, es decir, la diezmilmillonésima parte de un segundo. Al parecer, otras reacciones de fusión (con una pérdida neta de energía) han funcionado durante unos pocos nanosegundos, pero reproducir esta reacción más de mil millones de veces por segundo está mucho más allá de lo que los investigadores contemplan siquiera.

Se nos dice que el reactor produjo aproximadamente 1,5 veces la cantidad de energía que se introdujo, pero esto sólo cuenta la energía láser que realmente golpeó la vasija del reactor. Esa energía, necesaria para generar temperaturas de más de cien millones de grados, fue el producto de un conjunto de 192 láseres de alta potencia, que necesitaron más de 100 veces más energía para funcionar. En tercer lugar, se nos dice que la fusión nuclear liberará algún día vastas extensiones de terreno que actualmente se necesitan para hacer funcionar instalaciones de energía solar y eólica. Pero toda la instalación necesaria para albergar los 192 láseres y el resto del equipo de control necesario era lo suficientemente grande como para contener tres campos de fútbol, a pesar de que la reacción de fusión real tiene lugar en un recipiente de oro o diamante más pequeño que un guisante. Todo esto sólo para generar el equivalente a unos 10-20 minutos de la energía que utiliza una pequeña vivienda típica. Está claro que incluso los sistemas solares más baratos pueden hacer mucho más. Y el grupo del profesor Mark Jacobson de la Universidad de Stanford ha calculado que una conversión total a energía eólica, hidráulica y solar podría utilizar tanto terreno como la que ocupa actualmente la infraestructura mundial de combustibles fósiles.

Karl Grossman, crítico nuclear desde hace mucho tiempo, escribió recientemente en Counterpunch sobre los numerosos obstáculos que se oponen a la ampliación de los reactores de fusión, incluso en principio, como la alta radiactividad, la rápida corrosión de los equipos, la excesiva demanda de agua para refrigeración y la probable avería de los componentes que tendrían que funcionar a temperaturas y presiones insondablemente altas. Su principal fuente de información sobre estas cuestiones es el Dr. Daniel Jassby, que dirigió el laboratorio pionero de investigación sobre la fusión de Princeton durante 25 años. El laboratorio de Princeton, junto con investigadores de Europa, ha liderado el desarrollo de un dispositivo más común para lograr reacciones de fusión nuclear, un recipiente en forma de donut o esférico conocido como tokamak. Los tokamaks, que contienen volúmenes mucho mayores de gas altamente ionizado (en realidad un plasma, un estado de la materia fundamentalmente diferente), han logrado reacciones de fusión sustancialmente más voluminosas durante varios segundos seguidos, pero nunca se han acercado a producir más energía de la que se inyecta en el reactor.

La reacción de fusión mediada por láser lograda en el LBL se produjo en un laboratorio llamado National Ignition Facility, que pregona su trabajo sobre la fusión para obtener energía, pero que se dedica principalmente a la investigación de armas nucleares. El profesor M. V. Ramana, de la Universidad de Columbia Británica, cuyo reciente artículo se publicó en la recién resucitada ZNetwork, explica que «la NIF se creó como parte del Programa de Gestión de Arsenales Basado en la Ciencia, que fue el rescate pagado a los laboratorios de armas nucleares estadounidenses por renunciar al derecho a realizar pruebas después de que Estados Unidos firmara el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares» en 1996. Es «una forma de seguir invirtiendo en la modernización de las armas nucleares, aunque sin pruebas explosivas, y disfrazándolo de medio para producir energía ‘limpia'». Ramana cita un artículo de 1998 que explicaba cómo uno de los objetivos de los experimentos de fusión láser es intentar desarrollar una bomba de hidrógeno que no requiera una bomba de fisión convencional para encenderla, eliminando potencialmente la necesidad de uranio altamente enriquecido o plutonio en las armas nucleares.

Mientras que algunos autores predicen un futuro de reactores de fusión nuclear que funcionen con agua de mar, el combustible real tanto para los tokamaks como para los experimentos de fusión láser consiste en dos isótopos únicos de hidrógeno conocidos como deuterio -que tiene un neutrón extra en su núcleo- y tritio -con dos neutrones extra-. El deuterio es estable y algo común: aproximadamente uno de cada 5-6000 átomos de hidrógeno en el agua de mar es en realidad deuterio, y es un ingrediente necesario (como componente del «agua pesada») en los reactores nucleares convencionales. El tritio, sin embargo, es radiactivo, con una vida media de doce años, y suele ser un subproducto costoso (30.000 dólares el gramo) de un tipo inusual de reactor nuclear conocido como CANDU, que hoy se encuentra principalmente en Canadá y Corea del Sur. Con la jubilación prevista para esta década de la mitad de los reactores CANDU en funcionamiento, es probable que el suministro de tritio disponible alcance su punto máximo antes de 2030 y que una nueva instalación experimental de fusión en construcción en Francia agote prácticamente el suministro disponible a principios de la década de 2050. Esta es la conclusión de un artículo muy revelador que apareció en la revista Science el pasado mes de junio, meses antes del último avance en fusión. (Posteriormente he sabido que la mayor parte de esos datos se publicaron por primera vez para un público no especializado en el New Energy Times en 2021). Aunque el laboratorio de Princeton ha hecho algunos progresos para reciclar potencialmente el tritio, los investigadores de la fusión siguen dependiendo en gran medida de unos suministros que disminuyen rápidamente. También se están desarrollando combustibles alternativos para reactores de fusión, basados en helio radiactivo o boro, pero éstos requieren temperaturas de hasta mil millones de grados para desencadenar una reacción de fusión. El laboratorio europeo planea experimentar con nuevas formas de generar tritio, pero éstas también aumentan significativamente la radiactividad de todo el proceso y se prevé una ganancia de tritio de sólo entre el 5 y el 15 por ciento. Cuanto más tiempo de inactividad haya entre los experimentos, menos tritio se producirá. El artículo de Science cita a D. Jassby, antiguo miembro del laboratorio de fusión de Princeton, diciendo que el problema del suministro de tritio esencialmente «hace imposibles los reactores de fusión de deuterio-tritio».

Entonces, ¿por qué toda esta atención hacia el potencial imaginario de la energía de fusión? Es un intento más de quienes creen que sólo un planteamiento a gran escala y de tecnología intensiva puede ser una alternativa viable a nuestra actual infraestructura energética dependiente de los combustibles fósiles. Algunos de los mismos intereses siguen promoviendo las falsas afirmaciones de que una «nueva generación» de reactores nucleares de fisión resolverá los persistentes problemas de la energía nuclear, o que la captura y el enterramiento a gran escala del dióxido de carbono de las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles hará posible perpetuar la economía basada en los fósiles en un futuro lejano. Está fuera del alcance de este artículo abordar sistemáticamente estas afirmaciones, pero está claro que las promesas actuales de una nueva generación de reactores «avanzados» no difieren mucho de lo que escuchábamos en los años 80, 90 o principios de los 2000.

El denunciante nuclear Arnie Gundersen ha expuesto sistemáticamente los defectos del «nuevo» diseño de reactor actualmente favorecido por Bill Gates, explicando que la tecnología subyacente refrigerada por sodio es la misma que en el reactor que «casi perdió Detroit» debido a una fusión parcial allá por 1966, y que ha causado problemas repetidamente en Tennessee, Francia y Japón. La infraestructura nuclear francesa, que durante mucho tiempo se ha considerado un modelo para el futuro, está cada vez más plagada de problemas de equipamiento, sobrecostes masivos y algunas fuentes de agua de refrigeración que ya no enfrían lo suficiente, debido al aumento de las temperaturas globales. Un intento de exportar la tecnología nuclear francesa a Finlandia tardó más de veinte años de lo previsto, con un coste muy superior al estimado originalmente. En cuanto a la captura de carbono, sabemos que innumerables experimentos de captura de carbono altamente subvencionados han fracasado y que la gran mayoría del CO2 capturado actualmente de las centrales eléctricas se utiliza para la «recuperación mejorada de petróleo», es decir, para aumentar la eficiencia de los pozos petrolíferos existentes. Las tuberías que se necesitarían para recoger el CO2 y enterrarlo bajo tierra serían comparables a toda la infraestructura actual de transporte de petróleo y gas, y la idea del enterramiento permanente probablemente sea una quimera.

Mientras tanto, sabemos que la construcción de nuevas instalaciones solares y eólicas ya es más barata que la de nuevas centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles y, en algunos lugares, es incluso menos costosa que seguir explotando las centrales existentes. El pasado mes de mayo, California consiguió que toda su red eléctrica funcionara con energías renovables, un hito que ya se había logrado en Dinamarca y en el sur de Australia. Y sabemos que diversos métodos de almacenamiento de energía, combinados con una sofisticada gestión de la carga y mejoras en la infraestructura de transmisión, ya están ayudando a resolver el problema de la intermitencia de la energía solar y eólica en Europa, California y otros lugares. Al mismo tiempo, crece la concienciación sobre la creciente dependencia de la tecnología renovable, incluidas las baterías avanzadas, de los minerales extraídos de tierras indígenas y del Sur global. Por tanto, una transición energética justa y significativa debe ser totalmente renovable y rechazar los mitos del crecimiento perpetuo que surgieron en la era de los combustibles fósiles. Si el fin de la era de los combustibles fósiles presagia el fin del crecimiento capitalista en todas sus formas, está claro que toda la vida en la Tierra será finalmente la beneficiaria.

=============================================

Brian Tokar es activista y escritor, y desde hace tiempo miembro de la facultad y del consejo del Instituto de Ecología Social, con sede en Plainfield, Vermont. Es autor de La alternativa verde (1987, revisado en 1992), La Tierra en venta (1997) y Hacia la justicia climática: Perspectivas sobre la crisis climática y el cambio social (2010, revisado en 2014), y también ha editado tres volúmenes sobre biotecnología y cuestiones alimentarias. Su último libro es Climate Justice and Community Renewal: Resistance and Grassroots Solutions (Routledge, 2020), una colección internacional sobre respuestas climáticas de base, coeditada con Tamra Gilbertson, profesora de la Universidad de Tennessee. Brian fue miembro fundador de 350Vermont, filial de 350.org en Vermont, y formó parte de su junta directiva durante diez años. Ha colaborado en varias colecciones internacionales recientes, como The Routledge Handbook on the Climate Change Movement (2014) y Handbook of Climate Justice (2019), Climate Justice and the Economy (2018), Globalism and Localization: Emergent Solutions to Our Ecological and Social Crises (2019), The Global Food System: Problemas y soluciones (2014), y Pluriverso: The Post-Development Reader (2019).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: